sábado, 5 de octubre de 2013

¿Y si hubiera un remedio para los gorditos?

El genial Boris Karloff, como científico un tanto chifladillo, en "La hora fatal". Cogido de www.judexfanzine.net.

Aprovechando mi extraña condición periodística, voy a colgar, al menos, un par de entradas sobre materia de investigación; esa labor tan escasamente reconocida en este (lejano) país y a la que se mete la tijera en cuanto asoman mínimamente en el horizonte las orejas de las vacas flacas. No tengo más remedio que centrarme en el ámbito cordobés, porque es donde efectivamente me muevo y porque con quienes me he puesto en contacto es con gente que se pregunta con insaciable, envidiable y ejemplar curiosidad sobre el porqué de las cosas que les rodea y que ejercen como tales en esta circunspecta ciudad.
Preludios aparte, voy a narraros someramente una anécdota que aconteció durante una rueda de prensa reciente (hablamos de septiembre de 2013) acerca de la memoria de resultados de 2012 del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), uno de los pocos centros a los que no les va nada mal en plena (y, al parecer, eterna) época de crisis, porque saben vender bastante bien lo que hacen, y porque hacen mucho y de excelencia, por supuesto.
Hablaba su director científico, Francisco Pérez Giménez, sobre las maravillas de contar en el Instituto con una buena y muy competitiva ciencia básica (de ésos que se pasan la vida entre tubos de ensayo, libros y microscopios embutidos en sus batas blanquérrimas -los más limpios, evidentemente-), amén de una nada desdeñable ciencia clínica (éstos ya se dedican al análisis puro y duro para destripar resultados) concentrada en el muy próximo Hospital Reina Sofía, que habría que incorporar poco a poco a las labores del IMIBIC, porque todavía trabajan un tanto al margen. Pero si de algo se sentía orgulloso el jefe científico (siempre quise decir esto de alguien, suena a pura Ciencia Ficción, uno de mis géneros cinematográficos, de cómic y de literatura preferidos) es que "nuestra ciencia sea una ciencia aplicada en todos los terrenos de la vida y sea útil a través de la innovación".
Aplicabilidad. Maravillosa palabra mágica que puede suponer la llegada de fondos salvadores para apoyar a una investigación en concreto con salida práctica. Pues bien, los muchachos del IMIBIC habían conseguido varios buenos ejemplos en este sentido. El primero es una publicación que ha servido para demostrar que la ecografía, una técnica perfectamente conocida por el grueso del público, tiene una aplicación hasta la fecha desconocida: Permite conocer la rigidez del hígado, por lo que se puede saber el tratamiento que hay que aplicar para curar mejor determinadas infecciones (un sistema que, por cierto, utilizaron ya con una de mis hijas para ver si tenía el hígado deteriorado). No está nada mal, ¿eh? Sencillo, directo, concreto y ÚTIL.
Pero, amigos míos, a pesar de todo, es el otro estudio el que puede llamar poderosamente la atención a todos los que lean esto.
Francisco Pérez Giménez era plenamente consciente del impacto que sus siguientes palabras iban a causar entre los periodistas asistentes, así que lo preparó bastante bien e intentó no sonreír en ningún momento. Pero en más de una ocasión, la comisura de la boca se le subió más de lo que él pretendía.
Otro ejemplo de gran proyección señaló es el trabajo de un investigador del grupo del doctor Manuel Tena Sempere, que ha colaborado en un estudio internacional y han descubierto una proteína que regula nuestra Grasa Parda.
Hasta aquí todo normal. Pero cuando el jefe científico explicó lo que era ese colorido elemento, más de uno dejó de escribir e, incluso, la responsable política que estaba en la mesa junto a él (la delegada de Salud de la Junta de Andalucía, María Isabel Baena) levantó una ceja sonriente, al tiempo que un persistente rumor de voces nerviosas llenó la sala. Y no era para menos. Tras unos segundos de espera, el científico prosiguió:
La Grasa Parda quizá no sepan lo que es, aunque la han oído mencionar. Lo que hace que dos personas que coman igual uno esté delgado y el otro no es que el delgado tiene en su organismo una grasa especial que quema las calorías, aunque tenga una ingesta similar al otro, que no baja de peso.
Los rumores en la sala aumentaron de intensidad y se escuchó alguna que otra risita de incredulidad. Pérez Giménez, obviando lo que ocurría en su entorno, continuó:
–Cuando esa grasa la podamos estimular y ponerla en marcha, la persona podrá comer lo que coma y la Grasa Parda le quema las calorías. En este sentido, el investigador nuestro ha descubierto una proteína que ha sido publicada en una revista de enorme prestigio a nivel internacional –sentenció.
Ahí queda eso. Al parecer, todos tenemos en nuestro pequeño recipiente corporal una substancia prodigiosa, casi mágica, que hace perder las grasas que sobran de forma natural. El problema es que con el paso de las generaciones ésta se ha hecho tan perezosa como la Humanidad propiamente dicha, y del mismo modo que los seres humanos se han ido sedentarizando, su Grasa Parda (que seguramente actuaría con más ahínco durante el invierno, cuando naturalmente el común de los mortales acumulaba más reservas –no hay más que ver cómo nos ponemos en Navidad– para pasar esa época de carencias) ha dejado de activarse, aunque sea ahora, precisamente, cuando más se la necesita.
Reflexiones estúpidas y absurdas aparte, ahondando en la Red de Redes, efectivamente localicé una referencia a ese estudio. Es una nota de Europa Press, publicada (hecha pública, significa eso) el 5 de Octubre de 2011, titulada "Hallan una hormona que combate la grasa con la grasa" y su corto texto decía lo que sigue: "Científicos del Instituto de Investigaciones Médicas Sandford-Burnham, en Estados Unidos, han revelado que una hormona llamada orexina previene la obesidad en ratones mediante la activación de la Grasa Parda, un tejido que propicia la quema de calorías. La investigación ha sido publicada en Cell Metabolism (la publicación de prestigio a la que aludía Francisco Pérez Giménez). La grasa que normalmente consideramos como grasa corporal se llama Grasa Blanca; pero existe otro tipo de tejido, conocido como Grasa Parda, que hace algo más que almacenar grasa: también la quema. Los científicos pensaban que la Grasa Parda desaparece después de la infancia, pero los recientes avances en tecnología de imagen propiciaron su redescubrimiento en los seres humanos adultos".
En fin; algo que está ahí, a la vuelta de la esquina, que seguro que ha estimulado el interés en más de uno de vosotros y que habrá despertado la ansiedad por que esta investigación llegue a su fin cuanto antes, ¿verdad? A lo mejor más de uno se presentaría como "conejillo de indias" para que se apliquen los resultados directamente sobre su "problema" y seguro que si los del IMIBIC reclamaran un solo euro para ayudar en esta investigación en concreto, les llovería el dinero desde todos los puntos del planeta.
En efecto, sobre todo de la muy sebosa Occidente.
Pero cuidado. Imaginando que todo saliera bien (es decir, con efectos positivos en humanos), eso no quiere decir que hubiera que hacer como los antiguos romanos en sus banquetes (devorar como posesos para vomitar y seguir comiendo). No se trata de pensar únicamente en voy a comer lo que me dé la gana, porque voy a seguir estando delgado, sino en que voy a seguir teniendo cuidado en qué me meto, porque las enfermedades graves siguen al acecho, aunque el espejo me pueda devolver una imagen de cine.



Estupenda caricatura de la mascota de una afamada casa de comida rápida internacional maltratado por el efecto de la ingesta excesiva de basura en forma de alimento. Cogido del periódico digital boliviano lapatriaenlinea.com.


Como no podía ser de otro modo, el tema que aquí pega es el "Lip up Fatty" de los Bad Manners.





Lip up Fatty (Levanta, dordito)

Lip up fatty, ah lip up fatty, for the reggae, (Levanta, gordito, levanta gordito, para el reggae)
Lip up fatty, ah lip up fatty, for the reggae, (Levanta, gordito, levanta gordito, para el reggae)
Listen to the music, shuffle up your feet, (Escucha la música, agita tus pies)
Listen to the music of the fatty beat. (Escucha la música del ritmo del gordito)
(Chorus) (Coro)
Moving with the rhythm, sweating with the heat, (moviéndote con el ritmo, sudando con el calor)
Moving with the rhythm of the fatty beat. (Moviéndote con el ritmo del ritmo del gordito)
(Chorus): (Coro)
Lip up fatty, ah lip up fatty, for the reggae,  (Levanta, gordito, levanta gordito, para el reggae)
Trumpeet. (Trompeta)
(Chorus) (Coro)
Listen to the music, shuffle up your feet, (Escucha la música, baraja tus pies)
Listen to the music of the fatty beat. (Escucha la música del ritmo del gordito)
(Chorus): (Coro)
Lip up fatty, ah lip up fatty, for the reggae, (Levanta, gordito, levanta gordito, para el reggae)
Trumpeet. (Trompeta)
(Chorus) (Coro)
(Chorus) (Coro)
Lip up fatty, ah lip up fatty, for the reggae, (Levanta, gordito, levanta gordito, para el reggae)
Don’t call me fat man, (No me llames gordo)
Lip up fatty, ah lip up fatty, for the reggae, (Levanta, gordito, levanta gordito, para el reggae)
Fat man don’t like you. (No te gustan los gordos).


El tema siguiente es una verdadero clásico (aunque, quizá, pegara más en esta otra entrada: http://jmjcollantes.blogspot.com.es/2013/03/viejos-sin-uso.html). Pero la opción elegida es una versión que he descubierto muy recientemente y que me ha asombrado sobremanera. La letra sigue siendo la genialidad creada por el inmenso poeta generacional de la calle londinense Pete Townshend, por lo que eso no es lo asombroso. Me alegró la instrumentalización (el bajista se lo ha trabajado bien y hay algo similar a una zamfoña de fondo que le da cierto toque clásicoide y exótico) y también los cantantes. Escuchadlos y así os podréis explicar el motivo de que tengan más de 5,6 millones de visionados en Youtube. ¿El motivo de que la añada en esta entrada? Sencillamente, porque me da la gana. Por cierto, ellos se llaman The Zimmers y el tema, My Generation.




 Algún día, como no podía ser de otro mod-o, pondré la original de The Who (no habrá que esperar mucho). Entre tanto, la letra (su traducción la pondré cuando publique la original):

My Generation (Mi Generación)

People try to put us d-down (Talkin' 'bout my generation)
Just because we get around (Talkin' 'bout my generation)
Things they do look awful c-c-cold (Talkin' 'bout my generation)
I hope I die before I get old (Talkin' 'bout my generation)

This is my generation
This is my generation, baby

Why don't you all f-fade away (Talkin' 'bout my generation)
And don't try to dig what we all s-s-say (Talkin' 'bout my generation)
I'm not trying to cause a big s-s-sensation (Talkin' 'bout my generation)
I'm just talkin' 'bout my g-g-g-generation (Talkin' 'bout my generation)

This is my generation
This is my generation, baby

Why don't you all f-fade away (Talkin' 'bout my generation)
And don't try to d-dig what we all s-s-say (Talkin' 'bout my generation)
I'm not trying to cause a b-big s-s-sensation (Talkin' 'bout my generation)
I'm just talkin' 'bout my g-g-generation (Talkin' 'bout my generation)

This is my generation
This is my generation, baby

People try to put us d-down (Talkin' 'bout my generation)
Just because we g-g-get around (Talkin' 'bout my generation)
Things they do look awful c-c-cold (Talkin' 'bout my generation)
Yeah, I hope I die before I get old (Talkin' 'bout my generation)

This is my generation
This is my generation, baby

No hay comentarios:

Publicar un comentario