martes, 30 de septiembre de 2014

Mod-ernistas imbuidos en el cómic (III)

Si el estilo cómic le va bien a unos pantalones (http://jmjcollantes.blogspot.com.es/2014/03/mod-ernistas-imbuidos-en-el-comic-ii.html), ¿por qué no a unos zapatos?.

Es evidente que la relación entre el Mod-ernismo y el Cómic da para mucho más que dos entradas del blog, así que lo lógico era iniciar esta tercera parte (que ya adelanto que, como mínimo, vendrá acompañada de una cuarta más adelante).
Es cierto que muchas de las cosas que voy a colgar aquí no las he visto y he tenido que acceder a ellas a través del profundo Océano de Bits que es Internet (magnífico invento, lo mire por donde lo mire) y, por esa misma razón, habrá momentos en los que apenas cuente nada y me limite a reseñar (no es el caso de esta entrada en concreto, sino de los siguientes capítulos) y en otros, incluso, podré dar mi opinión por haber profundizado algo más en la materia.
Aclarado esto, vamos a iniciarnos esta vez con una obra muy, pero que muy, llamativa titulada "I was a teenage filipino Skinhead" (su traducción sería "Fui un Skinhead filipino adolescente" o algo por el estilo; ya sabéis que muchas veces si se altera el orden de las palabras el sentido de una frase cambia y no es lo mismo poner el énfasis en ser un adolescente que en ser un Skin. Para gustos, colores, que dice el dicho).
Su autor es Greg Narvas, baterista del grupo Hepcat (banda de Ska y Reggae del sur de California que se formó en 1989 y estuvo en activo hasta el año 2000) y que ahora se dedica al dibujo (con bastante maestría y un trazo muy claro) plasmado en forma de "comiczine". Narvas es de origen filipino, pero su adolescencia va de la mano de la movida relacionada con el Ska y el movimiento Mod de Los Ángeles a lo largo de los años 80' del siglo pasado (así, al menos, se apunta en una entrevista que le realizaron en una web skatalítica que no tiene razón alguna para mentir: http://marcoonthebass.blogspot.com.es/2010/11/interview-with-hepcat-drummer-greg.html).
Y a decir verdad, el trabajo de Narvas es bastante interesante, no sólo por su calidad, sino porque refleja también con bastante exactitud la efervescente subcultura juvenil en aquella macrociudad norteamericana en esa gloriosa época (que me toca TAN de cerca). Algo que ha logrado plasmar en una abundante colección de comics (que yo sepa, va por el número 15) reviviendo sus propias experiencias y las de sus amigos de entonces. Y, desde luego, tiene que estar teniendo cierto renombre, puesto que cuenta con su propio espacio en Facebook (https://www.facebook.com/pages/I-Was-A-Teenage-Filipino-Skinhead/105902952783183).

Número 11 de esta colección confeccionada a mano y puramente artesanal por el propio autor.
Tal y como se describe en otra web, se trata de un relato de primera mano y en primera persona sobre la escena underground Mod/Ska, en la que el propio Greg narra su transformación de nuevaolero surfista primero en un Mod exhibicionista para terminar evolucionando en un Skinhead. Y todo comenzó cuando el joven Greg descubrió el Ska en 1983 tras toparse con un Rude Boy cuando iba al instituto. Un par de años después aparece un primo suyo que también es Rude Boy y eso ya le cambia por completo la vida, que intenta mostrar con un sano sentido del humor.

El autor, Greg Narvas, rotulando, precisamente su evolución desde la nada, pasando por el Mod hasta llegar al Skin skatalítico.
Resulta llamativo de nuevo la interconexión existente entre ambas culturas juveniles (Mods y Skins, que se cobijan bajo el mismo paraguas del Mod-ernismo). Pero no sorprende porque no sea así, sino por la cantidad de gente que afirma estar ligada a esta movida y que niega de manera incomprensible y sistemática que así sea.
No hay más que echar un vistazo al trabajo de Tobias Dahmen (AKA Fahrradmod) bajo el título de "Memories of a smalltown mod", en el que también aparece esa evolución, sólo que a la inversa: desde los Skinheads hasta los Mods. Personalmente conozco el caso de un chaval (por entonces lo era, evidentemente) de Málaga, David, que allá por los 80', en la primera Concetración Mod malagueña, acabó rapándose el pelo. Así que no era nada extraño, tampoco.
Sólo me resta por decir que me encantaría acceder tanto a los 15 números elaborados por Mr. Greg como al libro que todavía está realizando nuestro amigo Tobias. Algún día...

Greg Narvas, junto a sus "criaturas". Imagen cogida de su Facebook. 

"Mod Tales" (traducible como "Cuentos Mod") es la obra de la profesora de arte Mod-ernista Katharine Boyd, que vive en San Rafael (California) y se formó en la Escuela del Instituto del Arte de Chicago. La idea de crear a la Agente K (su alter ego en el cómic) surgió en un viaje de la autora a París, donde, además de adquirir ropa de su gusto y bastante música, conoció al guionista y co-creador del personaje, Jhalal Drut. De este modo, la autora mataba dos pájaros de un tiro: desplegar su amplio gusto artístico en papel y, quizá en mayor medida, recrearse consigo misma en una obra medio-biográfica (o lo que es lo mismo, llevar el Mod-ernismo individualista a su máxima expresión recreándose en el Noveno Arte).
Digamos que "Mod Tales" se enmarca en la mejor tradición de las historias de espionaje de la década de los Sesenta del siglo pasado tanto del cine como de la novela, pasando por las series televisivas Charada, de 1963; El espía que surgió del frío, del mismo año; El premio, otra de 1963; El Santo, de 1962, o, por supuesto, toda la serie de James Bond, con el gran escocés Sean Connery dando vida al personaje en Dr. No (1962), Desde Rusia con amor (1963), Goldfinger (1964), Thunderball (1965) o Sólo se vive una vez (1967). Son historias en los que un agente, generalmente invencible, se enfrenta a una serie de enemigos, a cada cual más extravagante (como le ocurre a Batman, sin ir más lejos), a los que, por supuesto, logra vencer, pero sin eliminarlos del todo (porque no hay mejor atractivo que un "malo" cuyo peligro siempre está ahí, latente, para que vuelva a surgir en cualquier momento), y el marco para la Agente K no es otro que el París que tanto adora su creadora.
Portada de la colección de comics sobre la Agente K. Cogido, al igual que el resto de imágenes,  de SpyVibe.
Viendo su dibujo, su estilo y su manera de combinar determinados colores, cualquiera podría imaginarse sonando de fondo a Roberto Pregadio con su "In piscina" o el temita de la serie The girl from U.N.C.L.E. o el "Upperseven" de Bruno Nicolai, porque Katharine Boyd, a pesar de no tener claro los orígenes del Mod-enismo (según una entrevista que aparece en este enlace http://spyvibe.blogspot.com.es/2013/11/mod-tales_28.html, afirma que surgió en Italia y Francia, cuando la cuna fue Londres, aunque una capital británica ciertamente influenciada por la moda y las actitudes de aquellos dos países tan puramente europeos), sí demuestra tener un gusto por todo lo Mod-ernista, bien aderezado con toques de Op-Art y cierta estética futurista que tanto nos vendieron a los niños que nos formamos en los 60' y que jamás llegó a hacerse una realidad.
Como elemento realmente llamativo, la autora de este cómic ha pasado por la Piel de Toro, a disfrutar, ni más ni menos que del Euro Yeyé de 2010. Un evento que le dejó huella a tenor de lo que dice de él: "Jhalal y yo fuimos a nuestro primer Euro Yeyé hace tres años, y nos sentimos literalmente desbordados por el número de personas, el estilo, las películas o los discos. Era muy impresionante. Nos sentimos felices de ir de nuevo en 2014 para celebrar su 20 aniversario. Los lectores de SpyVibe deberían asistir al Euro Yeyé si quieren disfrutar de noches de cine, expoosiciones de arte, ropa vintage y tiendas de discos y tres días con toda una noche de baile con discos reales (no lo mp3) pinchada por algunos de los grandes DJs. Por lo general hay una noche dedicada a la Psicodelia, una noche al Northern Soul y un grupo de Garage. Algunas de las grandes bandas y músicos de los 60' han tocado allí".
El influjo del Op-Art se ve por todas partes...
Eso quiere decir que los que hayan acudido a este encuentro del norte del país (concretamentge, en Gijón) este mismo año pudieron toparse con Madame Katharine y su novio-pareja-partener Jhalal (así que también voy a plasmar su foto aquí para que la reconozcáis y recordéis si hablasteis con ella).
También os dejo plasmado un vídeo de Youtube para que conozcáis algo más acerca de "Mod Tales".



Y aquí está la elegante autora, Katharine Boyd.

He de decir que uno de los personajes que más me llamaron la atención desde que comencé a elaborar la serie sobre el Mod-ernismo y el Cómic es Monkey Mod. Recogí numerosas imágenes de él, y hasta un video de Youtube sobre este personaje (que, evidentemente, también se plasma aquí), pero preferí relegarlo en el tiempo por falta de información al respecto. Ahora lo puedo rescatar gracias a una página web (http://monkeymodcomics.tumblr.com/page/21) en la que hay una historieta suya, y también se puede hablar algo de su autor, Kevin William Cross.
Portada del minicomic sobre el desenmascaramiento de Monkey Mod.
Nacido en San Francisco, desde 2006 vive y trabaja en Portland junto con su mujer, Laura, y su gato, Mr. Chips. Al parecer, la culpa de que acabara siendo un dibujante (bastante bueno) de seres extraños, patéticos o muertos en vida la tiene la inmensa cantidad de películas de monstruos (Serie B) que, al igual que muchos de nosotros, se tragaba; comics; skate (que por entonces en tierras hispanas se llamaba monopatín); música escuchable a todo volumen y arte, mucho Arte en mayúsculas. Dicen, además, quienes le tratan a menudo, que ahora que es adulto, el hombre no ha cambiado mucho. Es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de San Francisco (es curioso confirmar la cantidad de licenciados que hay en el mundo del Cómic, al menos al otro lado del Gran Charco) y no ha perdido el tiempo, ya que ha expuesto en varias galerías, incluida la Sociedad de Ilustradores de New York. Entre sus trabajos destacan, evidentemente, el cómic digital vía Internet Monkey Mod o uno que está elaborando en papel bajo el título "Monsters are go!".
Aparte de eso, ha sido músico en varios grupos de corte claramente Punk, como los Nerve Agents, los Goodfellas o los Pitch Back. Otra similitud con Katharina Boyd es que ha hecho de Monkey Mod su alter-ego en el cómic, y, de hecho, el superhéroe con parka toca la guitarra y da conciertos y el propio Kevin ha grabado algún tema con ese pseudónimo (http://kevincrossrocknroll.tumblr.com/).
El personaje que aquí interesa muestra una doble vertiente, muy del estilo de lo que ocurrió con Mortadelo y Filemón, del genial, único y excelente Francisco Ibáñez. Y me explico. En álbumes como "El sulfato atómico", de 1969, o "Valor y... ¡al toro!", de 1970, los dos personajes se recreaban con una profusión de detalles que difícilmente se iban a repetir en trabajos posteriores (al margen de las portadas, donde el humorista gráfico catalán suele recrearse), ya que su dibujo tendió a suavizar las formas (supongo que para poder hacer frente a la ingente cantidad de trabajo que le encargaban). A Monkey Mod le ocurre tres cuartos de lo mismo.
En "Unmasked", el dibujo es realmente excelente, el entintado muy realista y los colores con sombras de sobresaliente. No obstante, en la segunda aventura iniciada por Kevin su estilo se "infantiliza" y se "caricaturiza" en exceso, como si también tuviera prisa, y le salen algo similar a los dibujos del Manga. Ni que decir tiene que prefiero mil veces los primeros a los últimos.


Ejemplo de cómo es Monkey Mod en los primeros dibujos de 2009 y...


...Así evoluciona el superhéroe en la segunda aventura ya en 2014.
En cualquier caso, nunca le haré ascos a cualquiera de las dos versiones del superhéroe enmascarado, que más parece un superagente secreto, con identidad secreta y todo, que el Señor Kevin tenga a bien ilustrar próximamente. Se añade el video de tan peludo, musical y elegante personaje.



El autor, Kevin William Cross, junto a su hijo y alter-ego, Monkey Mod.


Para la parte en la que se habla de "I was a teenage filipino Skinhead", nada mejor que un tema de los Hepcat, ya que su autor era su baterista. El tema elegido es una versión de un tema de Brenton Wood titulado "Gimme little sign". Incluyo ambas versiones, su letra y traducción.



Gimme little sign (Dame algún tipo de señal)
If you do want me, gimme little sugar (Si dices quererme, dame un poco de azúcar)
If you don't want me, don't lead me on girl (Si no me quieres, no me intentes gobernar, nena)
But if you need me, show me that you love me (Pero si me necesitas, muéstrame que me amas)
And when I'm feeling blue and I want you (Y cuando me siento triste y te quiero)
There's just one thing that you should do (hay una única cosa que puedes hacer)
Just gimme some kind of sign girl (Sólo dame algún tipo de señal, nena)
Oh my baby (¡Oh, nena mía!)
To show that you're mine girl (que me demuestre que eres mía, nena)
Oh yeah (¡Oh, sí!)
Just gimme some kind of sign girl (Tan sólo dame algún tipo de señal, nena)
Oh my baby (¡Oh, nena mía!)
To show that you're mine girl (que me demuestre que eres mía, nena)
All right (muy bien)
If you do want me, gimme little sweet talk (Si dices quererme, dime algo dulce)
If you don't want me, don't lead me on girl (Si no me quieres, no intentes gobernarme, nena)
But if you need me, show me that you love me (Pero si me necesitas, muéstrame que me amas)
And when I'm feeling down, wearing a frown (y cuando me siento hundido, con el ceño fruncido)
You be there when I look around (tú estás ahí cuando miro alrededor)
Just gimme some kind of sign girl (Sólo dame algún tipo de señal, nena)
Oh my baby (¡Oh, nena mía!)
To show that you're mine girl (que demuestre que eres mía, nena)
Oh yeah (¡Oh, sí!)

El estilo Lounge de los 60' le va como anillo al dedo para la parte de "Mod Tales". ¿Y qué mejor que uno de los temas citados en el texto: "In piscina", de Roberto Predagio?


A Monkey Mod, en donde se cita en numerosas ocasiones la máxima de The Who, "Maximum R&B", nada mejor que una canción de este estilo, precisamente. ¿Qué tal los Yardbirds y su "Good morning little schoolgirl"?


Good morning, little schoolgirl (Buenos días, pequeña escolar)


Good morning, little schoolgirl (Buenos días, pequeña escolar).
Good morning, little schoolgirl (Buenos días, pequeña escolar).
Can I go home with you? (¿Te puedo acompañar a casa?)
Won't you let me go home with you, (¿Me dejas ir a casa contigo?)
So I can hug, hug, squeeze, squeeze? (¿Y así podría abrazarte, abrazarte, achucarte, achucharte?)
If you let me I can tease you baby. (Si me dejas, puedo bromear contigo)
Hey, hey hey hey. Hey hey hey hey. Hey, yeah (Hey, hey hey hey. Hey hey hey hey. Hey, ¡sí!)

Let's dance, little schoolgirl. (Vamos a bailar, pequeña escolar)
Let's dance, little schoolgirl (Vamos a bailar, pequeña escolar).
Won't you let me take you to the hop, hop, (¿Me dejarías llevarte a dar saltitos?)
Have a party at the soda shop (Y haremos una fiesta en la tienda de refrescos)
So we can do the twist, do the stroll (Así bailaríamos el twist, bailaríamos el stroll)
To the music of the rock 'n' roll (al ritmo del rock 'n' roll).
Hey, hey hey hey. Hey hey hey hey. Hey, yeah (Hey, hey hey hey. Hey hey hey hey. Hey, ¡sí!)

Good morning, little schoolgirl (Buenos días, pequeña escolar)
Good morning, little schoolgirl (Buenos días, pequeña escolar)
Can I go home with you? (¿Te puedo acompañar a casa?)
Won't you let me go home with you, (¿Me dejas ir a casa contigo?)
So I can hug, hug, squeeze, squeeze? (¿Y así podría abrazarte, abrazarte, achucarte, achucharte?)
If you let me I can tease you baby (Si me dejas, puedo bromear contigo)
Hey, hey hey hey. Hey hey hey hey. Hey, yeah (Hey, hey hey hey. Hey hey hey hey. Hey, ¡sí!)

Good morning, little schoolgirl (Buenos días, pequeña escolar)
Good morning, little schoolgirl (Buenos días, pequeña escolar)
Can I go home with you?  (¿Te puedo acompañar a casa?)
Won't you let me go home with you? (¿Me dejas ir a casa contigo?)
Tell your mama and your papa that I love you (Diles a tu mamá y a tu papá que te amo)
Tell your sisters and your brother that I love you (Diles a tus hermanas y hermanos que te amo)
Hey, hey hey hey. Hey, hey hey hey (Hey, hey hey hey. Hey, hey hey hey)
Hey, hey hey hey. Hey, hey hey hey (Hey, hey hey hey. Hey, hey hey hey)

No hay comentarios:

Publicar un comentario